“Una interfaz de usuario es como una broma. Si tienes que explicarla, no es tan buena”.
Martin Leblanc.

 

Cuando alguien te cuenta un chiste, espera que te cause gracia, y si percibe que no entendiste el chiste, esta persona se verá obligada a explicarla, de esa forma el chiste ya perdió su toque de humor.

Caso similar sucede con una interfaz de usuario(*).
Cuando un usuario llega a tu producto debe encontrar las posibles acciones que puede realizar con tu diseño.

Un diseño intuitivo guía al usuario mientras está usándolo, orienta a los usuarios de forma natural. Nadie quiere consultar los manuales de ayuda cada vez que se quedan atrapados en algo.

Un diseño debe explicarse por sí mismo y ser comprensible para el usuario, haciendo que la facilidad de uso sea lo principal. La facilidad de uso es la característica más importante, pues el usuario se frustra cuando no existe.

 

“Si encuentras un elemento de tu interfaz que requiere de instrucciones, debes de rediseñarlo”.
Dan Rubin

 

La mejor manera de crear un diseño comprensible es obtener comentarios frecuentes de los usuarios y mejorar la experiencia del usuario basándose en ellos.

(*) La interfaz de usuario es el medio con que el usuario puede comunicarse con una máquina, equipo, computadora o dispositivo, y comprende todos los puntos de contacto entre el usuario y el equipo.